Editorial

DERROTEMOS A LA INCREDULIDAD E INDOLENCIA 

“sálvese quien pueda”, basta que alguien dé mal ejemplo para que sigan los demás… así nos estamos encaminando, con ello, deformando nuestra cultura donde la insensibilidad y la indolencia socavan los altos valores y niveles de nuestra convivencia social … 
Redacción RI

No se trata de alarmar a la población, pero ante inminentes y de contundentes datos de INFESTADOS por el COVID, a nivel nacional, la situación es preocupante, el número de casos confirmados superan a 1’143 000 y de fallecimientos a más de 41 200, según el Ministerio de Salud, en las últimas 24 horas se registraron 2 mil 710 contagios…  

En la Región Cajamarca, aproximadamente, hay 53 700 contagiados y 1 219 decesos y en la provincia de Cutervo: 2 597 casos positivos y, fatalmente, 61 decesos… en, ambos casos, un buen porcentaje de víctimas se contagiaron cuando alguien llevó el virus a sus casas porque, en esencia, hay desobediencia, aunque se ponga en peligro a todos. 

Pero, no solamente, esa es la causa, la situación es complicada debido que la necesidad obliga a la gente a salir a las calles y prefieren trabajar para mantener a su hogar antes que protegerse del COVID, pues el hambre también mata y, ante esta realidad, no hay una respuesta concreta de parte del Estado, se piensa que correteándola soluciona el problema…    

De otro lado, reiteradamente, los espacios informativos dan cuenta que los mercados, bancos, tiendas y otros, no respetan los aforos ni protocolos de bioseguridad, hay desinterés en todo lo que viene sucediendo que, además del ascenso de cifras de contagios, hay pérdida de valiosas vidas humanas que deja a sus familias en profundo dolor… se espera que las retenciones y las multas den resultado para tomar conciencia de la crucial situación en que vive Cutervo, el Perú y el mundo. 

El gobierno, con el propósito de buscar la participación ciudadana ha pedido que denuncien ante la PNP, todos aquellos casos, donde no hay respeto al distanciamiento social, sin embargo, esta recomendación pareciera que cae en “saco roto”, ya que la mayoría de políticos dan mal ejemplo y, hasta el momento, no se escucha que hayan sido sancionados… 

En el afán de enfrentar la segunda ola de la pandemia, también, solicita que denuncien de locales que siguen funcionando, a los medios de transporte público que exceden el número de pasajeros, reuniones sociales, eventos deportivos o fiestas en la zona urbana o rural, etc. 

Por otra parte, nadie está en contra del funcionamiento de academias porque están preparando a los estudiantes para los exámenes de admisión a centros superiores, pero preocupa que, cuando son presenciales, pueden ser causa que los mismos estudiantes lleven el virus a sus hogares y, mucho más, si no hacen el buen uso de mascarillas, se aglomeran o se abrazan y allí puede estar el virus mortal… 

El Comando Provincial de Operaciones COVID está integrado por la Municipalidad, DISA, PNP, Ministerio Público, Subprefectura Provincial y otros sectores, a pesar de ello, las denuncias diarias sobre la vulneración de las medidas sanitarias que se propala por los medios, no dicen nada, su silencio se toma como una confabulación que va en contra de la salud pública…  

Los expertos en salud nos advierten que, si no nos cuidamos, vendrán momentos más cruciales a los estamos viviendo, pues la segunda ola nos ratifica que no aprendemos de nuestros errores, ya que, nos hemos acostumbrado al desorden, a ser improvisados y aprovechar de las circunstancias en beneficio propio, somos envalentonados porque nadie dice nada y al “sálvese quien pueda”, basta que alguien dé mal ejemplo para que sigan los demás… así nos estamos encaminando, con ello, deformando nuestra cultura donde la insensibilidad y la indolencia socavan los altos valores y niveles de nuestra convivencia social … 

De continuar estos comportamientos, los mensajes y las buenas razones para la toma de conciencia cívica serían en vano y no es dable que se conviertan en algo normal y quienes sufren los embates del virus, se han de preguntar ¿quién repara ante tanto dolor por la pérdida repentina de nuestros seres queridos o amigos o de cualquier persona causa de la irresponsabilidad ciudadana y la falta de firmeza de nuestras autoridades? ¿Qué explicación dan las autoridades por su falta de gestión que permite que el centro médico COVID, Hospital y demás establecimientos de salud estén desatendidos? ¿Qué explicación dan, quienes ostentan el poder que se “hacen de la vista gorda” y dejan pasar hechos que contraponen a los protocolos de bioseguridad?  

Lamentablemente, las cosas no son tan encantadoras como nos lo pintan en sus declaraciones, siendo necesario, dejar de maquillar la realidad y, de este modo, no se confunda a la gente y esté sumido en el miedo, la preocupación y la desconfianza…  

Todos debemos entender que estamos luchando contra un enemigo invisible y silencioso, no podemos bajar la guardia, estamos en el peor momento de la pandemia, pese a las reiteradas recomendaciones, hoy, solo nos toca cumplir, esmeradamente, las medidas sanitarias; pues, la incredulidad, el egoísmo y la indiferencia harán lamentar casos y pérdidas irreparables, y si no nos protegemos todos, no lo estará nadie y la desgracia será inminente.